Blogia
Peña Sevillista El Arrebato de Tenerife:

3-1. Triunfo a un precio demasiado caro

3-1. Triunfo a un precio demasiado caro
Trepidante fue el comienzo de partido en el Sánchez Pizjuán. Como si ambos equipos estuviesen jugándose el primer asalto de la final del 19 de mayo, los golpes se sucedieron sin descanso desde el pitido inicial en forma de goles

Así, apenas se había cumplido el minuto 5 cuando un córner lanzado por Renato se pasea por el área hasta que llega mansamente al segundo palo, donde ‘O Fabuloso’ no tiene más que empujar el esférico para poner en ventaja a los suyos. Poco duró la alegría a los blanquirojos, que vieron como en la siguiente acción llegaba el empate. Falta botada por Reyes que Fazio despeja defectuosamente regalando el balón para que Tiago fusile a Palop al borde del área chica. El empate podría haber hecho dudar algo a los de Antonio Álvarez si no llega a ser por el inocente penalti cometido por Valera sobre Adriano a los 10 minutos de juego. Negredo, con un potente disparo, se encargó de cerrar este inicio de locura convirtiendo la pena máxima para volver a poner al Sevilla por delante.

Con su segunda ventaja en el electrónico, el Sevilla fue capaz de frenar el ímpetu colchonero y llevar el encuentro a un ritmo más bajo en el que las llegadas de su rival se reducían a jugadas a balón parado, y es que el fútbol en la medular brillaba por su ausencia.

Sentencia cara
Cuando menos fútbol se estaba viendo sobre el verde, una tontería de Perea, que agarró a Konko dentro del área a la salida de un córner que no parecía llevar mayor peligro, posibilitó que Negredo volviese a batir a De Gea desde los once metros para dejar el partido sentenciado. Sin embargo, la celebración del tanto fue amarga, ya que en ese mismo saque de esquina cayó lesionado Luis Fabiano después de que el propio central colombiano le cayese encima. Tras la primera exploración parece sufrir un esguince de tobillo de grado 2 que le puede dejar sin final copera.

Así acabó el primer tiempo, con la salida del terreno de juego del brasileño, y con la enésima demostración de la debilidad defensiva de este Sevilla, que casi regala un nuevo tanto al Atletico; por suerte para los locales, en esta ocasión Reyes mandó el balón al poste segundos después de que Agüero volviese loco a Fazio.

Tras el paso por vestuarios el devenir del choque no varió lo más mínimo. Los de Quique, sabedores de que no se juegan nada en Liga, se dedicaron a guardar fuerzas para otros envites más importantes; mientras que el Sevilla se conformaba con la renta lograda en los primeros cuarenta y cinco minutos. De este modo, el segundo acto careció de la intensidad y brío de un partido oficial, contando los colchoneros con alguna opción sólo por dejadez de su rival. Y si alguien dudaba aún de que los tres puntos se quedarían en Nervión, Pérez Burrul echó una mano anulando un gol por fuera de juego inexistente al ‘Kun’ Agüero a falta de un cuarto de hora para el final. Si bien también pudo llegar algún otro gol para el Sevilla en alguna de sus aproximaciones, la más clara un cabezazo al larguero de Fazio.

Al final, y tal como se había anunciado antes de que diese comienzo en partido, los tres puntos fueron para los hombres de Antonio Álvarez, que dan un paso de gigante para alcanzar el cuarto puesto a final de temporada, pero a un precio quizás demasiado caro, ya que Luis Fabiano estará unas dos semanas lesionado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres