Blogia
Peña Sevillista El Arrebato de Tenerife:

0-3: Sevilla grande; grande Chevanton

0-3: Sevilla grande; grande Chevanton

El Sevilla se ha proclamado campeón del Trofeo Carranza en su edición de 2008, tras ganar 0-3 al Cádiz en la final. Gran partido de un Sevilla en el que brilló especialmente Chevanton que firmó dos goles. El uruguayo ya lleva 10 en la pretemporada y se está convirtiendo en el mejor ’fichaje’ de este verano. El tercer tanto sevillista fue obra de Adriano, que jugó los últimos minutos a pesar de sus problemas en la clavícula y el brazo.

El Sevilla arrancó con poderío, como queriendo mostrar la misma buena imagen del día anterior a pesar de los cambios. Y en los primeros compases, una preciosa combinación entre Romaric y Koné arrojó la primera ocasión de gol para el marfileño. Su balón rozó el poste y enseñó las credenciales de este equipo que, si bien no era tan potente como ante el Villarreal, sumaba su gran nivel de esta pretemporada a la diferencia lógica entre dos equipos de categorías distintas. El equipo de Jiménez enseñaba las uñas, hacía un juego vivo y Renato sacaba a relucir su pierna derecha con un lanzamiento que lamía el larguero. No había banda izquierda, pero en la derecha Navas era un estilete.

Y en éstas llegó el minuto 29. Ahí, justo ahí, aparecía el Sevilla-Globetrotters F.C. para hacer uno de los goles más bonitos del verano. Koné pasaba de tacón un balón que le cayó desde la derecha para habilitar a Chevanton. El ’Animal’ la colocaba de primeras donde no podía llegar el portero. Precioso el indescriptible taconazo, o espuela, en el aire del africano. No fue un adorno, sino un recurso necesario para dejar sólo a Cheva. Grande el Sevilla. Y enorme el 1-0. El segundo lo pudo hacer Navas, pero el mano a mano lo ganó el cancerbero Dani.

El segundo tiempo arrancó igual que terminó el primero. Un partido con ritmo, en el que el Cádiz no arrojaba la toalla y mostraba una buena imagen. Digno rival el equipo amarillo que no se lo puso fácil a los de Manolo Jiménez. Quéría más el conjunto blanco y en el 51 hicieron penalty a Chevanton, cuando iba a marcar el segundo, pero el colegiado no lo pitó. Estaba claro que Cheva iba a aumentar su cuenta y tres minutos más tarde se puso de gol gracias a un pase medido de Maresca. La pelota rasa del italiano al corazón del area burló todos los controles cadistas y Ernesto Javier Chevanton definía de cine ante el meta. Sin duda, una grandísima noticia esta eficacia goleadora del charrúa.

Eficacia que volvimos a ver en la figura de Adriano en el minuto 69. Navas tiró perfectamente la contra, amagó al llegar al lateral del area, levantó la cabeza y puso la pelota en el segundo palo por donde llegaba el brasileño para empujarla y colocar el 0-3 en el marcador de un Carranza que seguía animando a su equipo a pesar de la goleada.

Un Sevilla potente, sólido, rápido y con gol. Y con banquillo. ¿Qué más se puede pedir?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres